Cuidemos de nuestro SER para el HACER